Quebranto: corto ganador del III Concurso Universitario de Cortometraje

???????????????????????????????
Didier Ucán, David Poot y Leto Martín

David Poot Fuentes es el director del cortometraje Quebranto, ganador del III Concurso Universitario de Cortometraje convocado por el Festival Mórbido Mérida. Es pasante de la Licenciatura en Comunicación Social de la UADY. También ha hecho animación, y ha trabajado en diversos proyectos de musicalización para cine. Recibió un reconocimiento a la mejor musicalización en un concurso de cortometraje de la Universidad Modelo. Su canal de YouTube es David Igneas.

Leto Martín, protagonista de la historia, es estudiante de diseño de modas en la Universidad Modelo, y desde hace ocho meses se dedica a hacer tatuajes.

Didier Ucán, asistente de dirección, es pasante de la Licenciatura en Comunicación Social de la UADY. Escribe en el blog Anécdotas de un mundo sin sentido.

¿Cómo se sienten por haber ganado el concurso de cortometraje de Mórbido Mérida?

David: Felices. Es la tercera vez que participo en este concurso, con el grupo que hemos llamado Producciones 27. El próximo año ya habré terminado la carrera, por lo que, si el concurso sigue siendo universitario, en 2014 ya no hubiese podido participar. Ya había concursado antes en Mórbido, con los cortos Feliz cumpleaños (2011) y Un día aburrido (2012), pero solo había obtenido mención honorífica. Siempre me sentía como “a un paso de”.

Leto: Estoy muy, muy, feliz. Nunca había actuado, y me dio mucha pena verme en la pantalla grande, pero me dio gusto escuchar comentarios buenos. Muchas personas me decían ‘¿para qué vas a hacer esto, si no es a lo que quieres dedicarte? Solo vas a perder el tiempo, ni te van a pagar’, pero la verdad me encantó conocerlos [al equipo de producción], aprender y tener esta nueva experiencia. Yo sé que no soy actriz, pero descubrí algo que sí podría volver a hacer.

¿Qué tipo de cine prefieren?

David: Me llama la atención el cine posmoderno, en el que existen diferentes tipos de tiempo. Mi película favorita es Mr. Nobody, y también me gusta mucho Cloud Atlas. En ambas puede verse esa modificación del tiempo. En cuanto a géneros, estoy abierto a todos, aunque me gusta mucho la ciencia ficción, y veo tanto películas hollywoodenses como independientes.

Leto: Me gusta mucho el cine coreano y el japonés, y en general lo que ha hecho Sofía Coppola.

Didier: En especial, me gusta mucho la animación japonesa.

¿Cómo surgió la idea de la historia de Quebranto?

David: En realidad, la historia se me ocurrió hace un año, quería meterla al concurso del año pasado, pero ya no hubo tiempo. No salió en los créditos, pero el corto tiene una dedicatoria. Surgió de tres historias de desamor. Una de ellas era una relación fragmentada, en la que una persona por voluntad propia se fue a México a hospitalizarse al psiquiátrico.

La maleta que sale al final del corto es muy significativa. Necesitaba dinero para viajar, así que entré a un proyecto de recolección de basura, del Ayuntamiento. Encontré la maleta tirada entre la basura.

Fue Denise Osuna Nevárez quien sugirió el título: Quebranto. Yo no sabía cómo ponerle a la historia.

¿Hicieron el corto con recursos propios?

Sí, es la primera vez que invierto en una producción de video. Didier aportó los recursos para las llamadas, y Yashu Cheng, la chava que hizo la edición, nos ayudó con el transporte.

Leto: Y yo diseñé el vestuario 🙂

¿Cuánto tiempo tardaron en filmar?

Un mes, en total. Si uniéramos las horas de filmación, sería como una semana, porque solo grabábamos los fines, de 9 a 3.

¿Fue difícil tomar el papel de una asesina?

Leto: No, la verdad no. Lo más difícil es la actuación de lo cotidiano. La parte en la que debía actuar como loca, con la sangre, y todo eso, fue lo más fácil. Fue divertido.

¿Cómo conociste a Leto?

David: Por internet. Me salió como sugerencia de amiga en Facebook, y me llamó la atención. La stalkeé un poco, y me pareció que coincidía con la actriz que estaba buscando. Le pregunté si quería participar en un cortometraje, y me dijo que sí.

Leto: Entonces David me mandó el perfil psicológico de Ema, la protagonista, y me di cuenta de que no era tan distinta de como soy.

¿Tienen planes para realizar más cortometrajes?

Didier: Sí, yo quiero hacer guiones de cine. Ahorita estoy haciendo un guion para un cineminuto.

Leto: Pues me han salido muchas propuestas a partir de Quebranto para hacer videos o cortos. Lo pensaré.

David: Sí, pero primero quiero estudiar música, y luego cine. La escuela me dio la facilidad de entender la producción audiovisual, y de aprender cierta técnica. Junto con Didier participaré en un concurso del IMCINE; es de cortometrajes de dos minutos filmados con celular. El corto se entrega en noviembre, así que ya estamos trabajando en eso. Además, quiero meter Quebranto a la Muestra Internacional de Cine Independiente CINE ASFALTO en Sinaloa.

Esta es la primera vez que tuve la oportunidad de escribir, dirigir y producir un corto, aunque llevo ocho años haciendo videos. Cuando hice el primero estaba con mi primo y mi hermanito en el Kukulcán. Al principio editaba con Movie Maker y grababa con un celular, luego usé una web cam, una cámara de fotos, y finalmente en la Facultad usé una cámara profesional.

Todos esos videos están en mi canal de YouTube. En él hay grabaciones desde 2005 hasta la fecha, tengo alrededor de cincuenta videos. Pero de los que me siento orgulloso, los que muestro, son los de 2010 hacia aquí. Los demás me gustan porque me provocan nostalgia. Ese día del Kukulcán nació algo, y en ese entonces no pensé que me podría dedicar a eso, solo filmaba porque me emocionaba hacerlo.

Si pudieras elegir algún papel para un nuevo cortometraje, ¿qué personaje serías?

Leto: Yo creo que elegiría otra vez a alguien psicópata.

¿Qué fue lo que menos les gustó de esta experiencia?

Leto: Doblar mi propia voz.

David: Ah, sí, porque todo el audio fue doblado, ningún sonido se grabó al momento. Esto fue en parte porque no teníamos micrófono, y en otra porque mi primo, Ángel Fuentes, que estudia teatro, le soplaba a Leto los diálogos y le daba indicaciones de cómo actuar.

Leto: Sí, él me ayudó mucho.

Didier: Otra cosa que hubiéramos querido hacer es manchar las paredes con sangre, pero la casa no era nuestra, así que no se pudo. Varias cosas no salieron como queríamos, siempre hay que improvisar ciertas cosas, ingeniárselas para solucionar lo que no salga bien.

¿Les gustaría contarme otros detalles sobre la grabación?

David: Claro. La manzana simbolizaba la relación de Ema y Javier. Yo quería hacer un time-lapse en el que al final se viera podrida, pero un mes de grabación no fue suficiente para que se descomponga. No sé si sea por los químicos que tenga, pero no se pudrió. Entonces tuvimos que cambiar el plan.

Otro detalle curioso es que el celular no es el mismo, no sé si te diste cuenta. Al principio usamos uno de Didier, porque a Leto se le había olvidado el suyo y ya necesitábamos empezar a grabar. Luego se extravió el de Didier, y tuvimos que usar el de Leto.

Además, el final original no era ese. En el original no había sangre, y ella huía. Pero el último día de grabación decidimos cambiarlo, a sugerencia de mi primo, para que se viera más fuerte la personalidad de Ema.

Didier: Fue una producción muy atropellada. Varias veces tuvimos que suspender la filmación porque nos cancelaron la locación, o por algún asunto familiar. Una vez incluso David se hirió la muñeca y tuvimos que ir al hospital.

David: Grabamos en dos camiones de la ruta Vergel 1, y tuvimos que dar dos vueltas a la colonia para que nos diera tiempo de filmar. Parte de la grabación se hizo en el paradero, antes de que suba la gente, y lo demás se hizo en el camión en movimiento, y sí había gente, aunque parecía que no. Encontramos un ángulo en el que pareciera vacío el camión.

El día que tomamos las fotos que aparecen pegadas en la pared, llovió, y tuvimos que suspender un rato la sesión. Y el chavo que sale en las fotos como Javier no es el mismo que hizo la voz del personaje.

A pesar de que la historia puede parecer simple, yo creo que lo importante es la manera que se llega a “lo mató”. El mensaje que queríamos transmitir es que aferrarse al pasado puede ser destructivo para el presente. Temía que la historia fuese demasiado obvia, o que no se entendiera; es decir, quería evitar ambos extremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s