MI BEBÉ

a l_interieur

Mi hijo. Mi bebé. Finalmente dentro de mi. Nadie me lo apartará. Nadie lo podrá lastimar ahora. Nadie.

Es el monólogo inicial de Al interior, opera prima de Alexandre Bustillo y Julien Maury, que circunscribe, y de algún modo representa la culminación, de la nueva ola de cine francés que los críticos han optado por llamar “nuevo extremismo francés”. Si bien sería Mártires (Pascal Laugier, 2008) la es reconocida como el caos ejemplar por su fama, la película de Bustillo y Maury no le pide nada más que eso, que no es tan popular como la cinta de Laugier por extrañas razones.

Al interior tiene desde la primera toma una atmósfera envolvente e inquietante. Comienza con un bebé dentro de su madre, y una voz distorsionada que le habla con cariño. Un accidente de coche. Un hospital. Una mujer embarazada sobrevivió.

Se llama Sarah, es fotógrafa, dará a luz muy pronto, y pasará sola la Navidad. Su madre y su jefe de edición le invitan a pasar la noche con ellos, pero ella es renuente y desapegada. Molesta se niega y decide pasarla en su casa, alguna vez compartida por su ahora difunto novio.

No podemos negar que Sarah tiene una actitud pedante el primer acto de la película. No es difícil, en ese momento, tener empatía por la pérdida que acaba que tuvo. Han pasado cuatro meses del accidente y la manera de externar su dolor es siendo castrante y agresiva con los demás.

Durante la noche, una mujer toca a su puerta pidiendo usar el teléfono. Cuando Sarah le niega la entrada, argumentando que su esposo está dormido arriba, ella le llama por su nombre, le dice que su esposo está muerto y que le deje pasar. Se pasa a una ventana, enciende un cigarro e intenta entrar por la fuerza. No dejará a Sarah en paz el resto de la noche.

El resto de la película es un bañadero de sangre y violencia. De un modo extraño, nadie realmente sobrevive a la masacre, motivada por una razón desconocida hasta el final de la cinta.

¿Quién es esta mujer? ¿Cómo conoce a Sarah? ¿Por qué la está atacando? ¿Por qué está vestida de ese modo (algo que pocos realmente se cuestionan)? ¿Sobrevivirá el bebé?

Una muy cuidada y oscura fotografía (como dentro de una vagina) se complementa con una cuidada música incidental que está en los momentos clichés, mismos que identificamos antes de que sucedan, pero que no dejan de ser sorprendentes y atemorizantes.

Pero es más interesante, sobre cualquiera de las aristas de la película, el personaje de la mujer desconocida (una de las mejores actuaciones femeninas en el cine de terror de la década pasada). Está ahí para recordarnos que incluso el más terrible y psicópata de los criminales salva al gato (chiste entre guionistas), al mostrar su lado “humano” salvando al bebé, que después de todo, es el leit motiv de las acciones de todos los personajes de la película, y es metáfora de los deseos de los demás por tener algo que llene el vacío que está por dentro, tanto físico como moral.

Á l’intérieur (Al interior)

Francia, 2007

Director: Alexandre Bustillo, Julien Maury

Productores: Vérane Frédiani

Guionistas: Alexandre Bustillo

Fotografía: Laurent Barès

Música: François Eudes

Intérpretes: Alysson Paradis, Béatrice Dalle

@sergio_jaa

sergio.aguilar@revistamiopia.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s