EL ASESINATO DEL SUEÑO

Death_of_a_president

Todo lo que defendía y en lo que te crié para que defiendas ahora es malo. No hay ningún honor en morir por una causa inmoral. Por mentiras. Amo mi país, pero amo a dios, y los hijos que él me dio aún más. Debo hacer lo correcto por ti y por David. George Bush mató a nuestro David, y no puedo perdonarlo.

El Asesinato del Presidente es un mockumentary, o falso documental, en el que se investiga el asesinato de George W. Bush. En él se entrevista a sus asesores más cercanos, políticos y analistas; y en especial a quienes estuvieron involucrados de algún modo en todo el fenómeno del día de su asesinato. Otros testimonios importantes son de activistas, soldados veteranos y sus familiares.

Como muy probablemente habrá predicho ya usted, noble espectador, en Death of a President por supuesto que se encuentran culpables: toda la evidencia apunta  a un sirio que tiene fuertes vínculos con Al-Qaeda.

Pero lo inteligente de la película es el hipotético escenario que plantea: la muerte en un mitin público del hombre más seguro (e irónicamente, más peligroso) del mundo causa conmoción en un sinfín de aspectos. La prensa sensacionalista y especuladora sin bases ni motivos es una de las primeras beneficiadas del escándalo.

Por supuesto, el sospechoso del crimen es suficiente motivo para planear una muy posible invasión a Siria, tal como el ahora presidente, Dick Cheney, está contemplando; creando un ambiente de racismo y prejuicio hacia el mundo árabe como sólo el país más poderoso del mundo lo puede y sabe hacer.

El miedo colectivo se ha impuesto sobre los ciudadanos norteamericanos, quienes en su gran mayoría apoyan y aprueban las políticas interiores que dan mucho más poder y legalidad a la vigilancia ejercida por el FBI, la policía y organismos gubernamentales para con sus ciudadanos.

Y es aquí donde le quitamos el adjetivo “hipotético” al escenario planteado y nos preguntamos: ¿no ha sucedido esto ya?

Esa incertidumbre crea una peculiar atmósfera en todo el filme alrededor de la figura de Bush, mera extrapolación del odio hacia él en el mundo real. La película es la catarsis cinematográfica de la expresión última de grito de ayuda en un mundo regido por la tiranía disfrazada de democracia. El deseo y anhelo de millones de ciudadanos norteamericanos –¿y porqué no, si en vez de Bush vemos a muchos otros líderes políticos actuales?-, se ve reflejado en el asesinato de quien asesinara el sueño de un mundo mejor.

Al final, como siempre se ha dicho, y producto de la miopía que provoca la insensatez y nula reflexión sistemática de las situaciones, la mayor amenaza y el causante real del desastre vino de adentro. Ni las políticas de terrorismo de Estado, ni de intervención militar, ni raciales, ni de compra de medios de comunicación podrían terminar con un cáncer que se está gestando por dentro. Eso es El Asesinato del Presidente: una llamada de atención, una “jalada de orejas” a un fenómeno ignorado y, contradictoriamente, que no debe ser ignorable.

DEATH OF A PRESIDENT (El Asesinato del Presidente)

Reino Unido, 2006

Director: Gabriel Range

Productores: Gabriel Range, Simon Finch, Ed Guiney, Robin Gutch

Guionistas: Gabriel Range, Simon Finch

Fotografía: Graham Smith

Música: Richard Harvey

Intérpretes: Hend Ayoub, Becky Ann Baker, Brian Boland, Michael Reilly Burke

@sergio_jaa

sergio.aguilar@revistamiopia.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s