¿CUÁNDO LO BEBEMOS?

Sideways-movie-poster

Me gusta pensar en lo que sucedía el año en el que las uvas crecían, cómo brillaba el sol, si llovía. Me gusta pensar en todas las personas que atendieron y escogieron las uvas. Y si es un vino viejo, cuántas ya estarán muertas ahora. Me gusta cómo el vino continúa evolucionando, si abro una botella de vino hoy, sabría distinto que si la abro cualquier otro día, porque una botella de vino realmente está viva. Y constantemente está evolucionando y complicándose. Eso es hasta que llega a su pico, como tu ’61. Y luego comienza su constante, inevitable caída.

Sideways es una película de Alexander Payne, director también de Election y About Schmidt. Sin negar su estilo de comedia negra y drama romántico, Entre copas (su traducción al español) es una cinta sobre el amor, la superación, la amistad y el vino.

Miles, aspirante a escritor, divorciado y depresivo, se va de viaje una semana antes de la boda de su mucho más extrovertido y casanova amigo, Jack. Sus opuestas personalidades no tardan en chocar, cuando Jack comienza a ligar a una dueña de un viñedo, al mismo tiempo que presiona a su amigo a que salga con una mesera ya conocida. Es así como Miles descubre más de su propio amigo y del amor que creía no encontrar otra vez.

Entre copas apuesta mucho sobre la capacidad actoral de sus protagonistas, que no terminan decepcionando en ningún momento. Paul Giamatti ofrece otra actuación memorable como el Miles que no se halla en ningún lado, Haden Church es tanto un don Juan como un sensible perdedor, y los personajes de Sandra Oh y Virginia Madsen, lejos de ser secundarios, co-protagonizan la película.

Lo múltiples recursos propios del lenguaje del cine están presenten en Sideways. Confiando en la inteligencia del espectador, se permite el lujo de dejar varias cosas a la imaginación, y de usar las menos palabras posibles para evocar imágenes memorables –aún si bien hay partes de la película cuyo diálogo es extenso, esto es sólo para concentrarse en lo que se dice, y no en lo que se ve-. Además, los constantes fundidos y juegos de sonido son particularmente importantes para hablarnos del paso del tiempo en la cinta.

La escena en la que Miles le explica a su compañero cómo calificar un vino es de las más icónicas. Olerlo, balancearlo, ver su color. Metódico, analítico, lento y racional Miles explica cada paso con la contradictoria inseguridad característica. Jack, mucho más apresurado, casi le interrumpe: ¿y cuándo se bebe?

Como un buen vino, Miles tiene miedo de empezar a vivir su vida de nuevo muy pronto, o demasiado tarde. Lo cierto es que, como le dice Jack, “no nos estamos haciendo más jóvenes”. Su madurez se combina con la depresión post-divorcio que sufre, y sólo termina más desolado, amargado, triste.

Pero como Maya le dijo, en relación a su vino Chateau Cheval Blanc 1961: al llegar al pico, sólo falta la caída. Miles prefiere, con honor, pero feliz, vivir ese declive. Tal vez no sea tan malo si no se está tan solo.

SIDEWAYS (Entre copas)

E.U.A., 2004

Director: Alexander Payne

Productores: Michael London, George Parra

Guionistas: Alexander Payne & Kim Taylor, basado en la novela de Rex Pickett

Fotografía: Phedon Papamichael

Música: Rolfe Kent

Intérpretes: Paul Giamatti, Thomas Haden Church, Virginia Madsen, Sandra Oh

@sergio_jaa

sergio.aguilar@revistamiopia.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s