UNA INOCENTE IMAGEN PERVERSA

Image

“AMERICAN IDOL” de Jonathan Hobin. Parte de la serie “In the Playroom” referente al asesinato de JonBenét Ramsey.

Ustedes tal vez no sepan pero sufro como puerco para estas fechas, me erizan, me pone de malas puede ser que desde que sé que no existe Santa no he recibido el toque del reno de la navidad que debe llenar tu corazón de tolerancia para el prójimo (si, lo se: PATÉTICO), pero mas que eso me molesta que todos recortan sus horarios de trabajo, el centro se vuelve una masa latente y voraz; todo sube de precio y la dosis de películas de terror baja dramáticamente.

Pero por el lado amable creo que esa bilis negra que vomito me ha hecho esmerarme con la investigación y mientras escribía el siguiente articulo de asesinos y muertes encontré la inspiración para esta publicación (que tiene un punto en común con mi columna: lo prometo).

Muchas veces me cuesta entender a las personas que son detractoras del genero de terror y a los perpetuos  “dedos largos” que señalan al genero (ya sea en libros, juegos, comics, etc) como causa directa de creciente violencia entre niños y jóvenes.

Me entristece la ligereza con la que juzgan lo macabro de algo ilusorio sin echar un vistazo al mundo real. El amarillismo ha invadido nuestras vidas y muchas veces es más escalofriante sintonizar las noticias que ver una película con clasificación R.

Es un instinto natural huir de la violencia pero como cualquier otro mecanismo puede o no evolucionar en ciertos sujetos y volverse una válvula de escape de su propio medio; muchos de los que disfrutamos del genero del terror decidimos mirar y disfrutar la violencia (porque nuestras mentes y estomago nos lo permiten). Pero ¿Qué pasa con los que no eligen la violencia? Al parecer a ellos los invade un instinto protector, pero basta abrir un periódico para ver descabezados, ahorcados, asesinatos, violaciones y demás para darnos cuenta que sus instintos protectores están mal dirigidos y muchas veces el fruto de su cruzada (todo lo hacen por los niños) es afectado de la peor forma por la realidad en su mas cruda faceta.

Los niños absorben como esponjas todo lo que ven y lo que escuchan, son saturados por las imágenes de la caja mágica. A mi consideración: una tarde con mamá viendo el programa de chismes de la tarde dejara la mente del infante con abrasiones serias y con riesgo de crecer.

Después de aburrirlos con esta intro muy personal, me gustaría hablar sobre la obra del artista Canadiense Jonathan Hobin y de su serie fotográfica: In The Playroom. Donde plasma una visión más cruda y oscura sobre el impacto de la violencia mediática y sensacionalista.

En las fotografías podemos ver niños “jugando” a recrear los horrores vistos en la tele, en los diarios y de las platicas que escuchan de los adultos; hechos como el 9/11, el suicidio masivo de Jonestown, la muerte de Diana, El asesinato de JonBenet entre otros pueden ser vistos en las fotografías de la serie.

Todas las fotografías están montadas en sets cuidadosamente detallados mientras que la presencia de niños abofetean al espectador y lo obligan a recordar el momento en que nosotros escuchamos de estos eventos (muchos de estos eventos ni siquiera sucedieron en este siglo) y a reflexionar en la forma que en que un niño podría interpretar el mismo evento sin tener el contexto adecuado.

En palabras del propio artista:

In the Playroom es una metáfora acerca de la inexistencia de un lugar seguro del alcance de los medios. La disposición inquisitiva de los niños y el carácter universal de los medios son simbólicamente representados en la obra a través de  “pinturas vivientes” de los hechos de actualidad; hechos de las cuales los adultos desearían mantener fuera a los niños.  Así como los niños juegan a ser adultos como una forma de prepararse y ultimadamente para tomar esos papel en la vida real; es como ellos exploran lo que oyen y lo que ven,  ya sea que entiendan o no la magnitud de los eventos o las implicaciones de sus juegos

Image

“THE TWINS” de Jonathan Hobin. Parte de la serie “In the Playroom” referente al 9/11

Image

“DEAR LEADER” de Jonathan Hobin. Parte de la serie “In the Playroom” referente a la amenaza nuclear de Corea del Norte.

Image

“White Nights” de Jonathan Hobin. Parte de la serie “In the Playroom” referente al suicidio masivo en Jonestown.

Image

“Seal Heart” de Jonathan Hobin. Parte de la serie “In the Playroom” referente a la brutal caza de focas.

Para ver mas sobre Jonathan Hobin y su trabajo visita: www.jhobin.com o su canal en behance: www.behance.net/jonathanhobin.

Siguiente entrada: un asesinato perverso y morboso para no perder la costumbre.

Anuncios

7 thoughts on “UNA INOCENTE IMAGEN PERVERSA

  1. Primera vez que entro a tu blog, me parece interesante me he puesto a analizar lo que dices y es cierto, ya no hay niños!!! a muchos de ellos los bombardean con información que ni debe llegar a sus oídos, no tengo hijos, pero mis sobrinos son el claro ejemplo de lo que dices… creo todo debe llegar a su debido tiempo.

    Me gusta

    1. Hola Isagora, concuerdo contigo con lo del tiempo, sin embargo las imagenes con la que nos bombardean los medios nos obliga a crecer rápido. La continua exposición es una condición de la modernidad que un no sabemos como controlar.
      Muchas gracias por tu comentario. Saludos.

      Me gusta

      1. water dilates blood vlseess, stimulating blood circulation.Create a focal point Ways to create a focal point in your room Create a modern red and white bathroom Decor modern bathrooms Decorate your bathroom inspired by

        Me gusta

    2. Yeah. It’s a stupid thing to worry about. I don’t know why my mind digs iltsef into little holes like that and then can’t seem to figure out how to climb out right away.I’m out of that hole for now. Just something I thought I’d share, because it happens ALL the time with some of the dumbest things.(and I don’t know why my site decided that you should only get a number instead of a name. I was able to tell who you are by clicking on the number, though.)

      Me gusta

  2. Es curioso como durante un período de la historia del arte a los niños se les plasmaba en las obras pictóricas como adultos de pequeñas dimensiones mientras que en el presente el esfuerzo, por parte de los adultos/padres, es cada vez mayor por retratar y enmarcar a los niños de la manera más infantil e inocente posible. Los niños contemporáneos crecen como adultos queriéndoles encerrar en la pureza supuesta de su edad; los infantes de antaño crecían como niños pero se les quería encerrar en retratos con estética de adultos. Muy buen artículo, el tema por demás interesante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s